Home » She’s Mercedes » Charla con Rafaella Novaes de Divadivini: La belleza de emprender

Charla con Rafaella Novaes de Divadivini: La belleza de emprender

Rafaella Novaes lo tiene todo para estar al frente de un emprendimiento tan exitoso como Divadivini

Preparación, atención a los detalles, liderazgo, calidez humana y la lista podría seguir. Rafaella Novaes lo tiene todo para estar al frente de un emprendimiento tan exitoso como Divadivini. En esta entrevista, Rafaella nos abre su mundo y nos cuenta acerca de su vida, cómo emprendió su propio negocio y el éxito rotundo de Divadivini.

Su buena energía contagia, podemos encontrarla siempre en su hair-salon, trabajando con una gran sonrisa. De seguro, esa energía es uno de los elementos que atraen a tantas personas que eligen Divadivini y que la hacen destacarse como emprendedora.

Desde su lugar en el mundo, desde ese espacio de creación, Rafaella cambia vidas. No solo la de sus clientas, que se sienten más bellas y confiadas cada vez que van, sino también la de sus colaboradores, que crecen personal y profesionalmente a la par que crece el negocio.

A continuación, y en sus propias palabras, nos cuenta sobre su experiencia.

¿Quién es Rafaella Novaes?

Soy una chica muy soñadora. Me gusta la belleza, la moda y divertirme. Soy una persona muy tranquila y feliz. 

Soy de Bello Horizonte, Minas Gerais, en el sudeste de Brasil. Desde muy joven hago lo que hago y es algo que me llena de felicidad, disfruto mucho de lo que vivo en mi día a día en el trabajo.

¿Por qué elegiste esta profesión?

Me encantaba ver en las películas a las chicas peinadas y maquilladas. Y empecé a probar, a peinarme sola, a ponerme linda y me gustó. Fue sin muchas pretensiones, para pasar el tiempo y divertirme. Y al final me terminé convirtiendo en una profesional. Muy joven, a los 16 años, empecé un curso de estilismo y desde ahí nunca paré de estudiar, de formarme, de aprender.

¿Qué es lo que más disfrutás de lo que hacés?

Lo que más me gusta de mi trabajo es ver a la gente feliz. Darme cuenta de que cuando una mujer sale de Divadivini tiene un brillo diferente en la mirada a cuando entró. Se produce una transformación que no es solamente interna sino también externa. Ver la cara de felicidad de la clienta, que se sienta más segura y con la autoestima más alta, simplemente no tiene precio.

¿Cómo empezó Divadivini?

Vinimos a vivir a Paraguay con mi esposo para abrir una academia de formación y dirigirla. Él necesitaba a alguien que le asista en los cursos pero le costaba encontrar a la persona ideal, que entienda su filosofía y sistema de trabajo. Un día me dijo “necesito que me ayudes” y ahí empezamos a trabajar juntos. Para mí fue muy fácil y él se sorprendió de lo bien que congeniamos.

Después de un tiempo, decidimos abrir Divadivini y fue un boom. Muchísima gente conoció nuestro salón, el éxito que tuvimos superó todas nuestras expectativas.

¿Cómo balanceás tu vida personal y profesional?

Con mi marido somos un equipo, nos apoyamos constantemente y tenemos bien distribuidas las responsabilidades dentro de la empresa. También capacitamos a muchos profesionales que nos dan soporte. Entonces tengo ese tiempo para dedicarme a mí, para hacer deportes, cuidarme y hacer todo lo que me gusta. Trabajo todos los días prácticamente pero también tengo tiempo para mí.

¿Cómo es trabajar en pareja?

No es fácil. Es complicado no mezclar lo profesional con lo personal. Al final uno termina mezclando, no hay otra opción. Sí o sí hablamos de trabajo en casa, porque los dos siempre queremos mejorar, coincidimos en eso.

Pero sabemos hasta dónde llegar y cuándo cerrar la conversación, como que abrimos otra ventana y decimos “bueno, ahora vamos a disfrutar de la vida”. Lo bueno es que nos entendemos muy bien y aprendemos el uno del otro, es un intercambio constante.

¿Cómo fue para vos el camino de emprender?

De emprender, me costó mucho la parte administrativa y de gestión. Lo mío es el relacionamiento con la gente, estar cerca de los clientes, motivar al equipo. Pero a la vez no fue tan difícil, porque por un lado, tengo una formación bastante completa y por otro, es lo que me apasiona, entonces sale fácil.

Según lo que se puede ver en las redes sociales, Divadivini da protagonismo a todo el equipo y no solo se centra en una figura. ¿Por qué para ustedes es importante visibilizar a todos los talentos?

Nosotros no podemos hacerlo todo solos, hay que tener apoyo de quienes también entienden del rubro. En Divadivini, la capacitación es clave, porque queremos un equipo altamente calificado, con una técnica perfecta.

Lo técnico es muy importante, todos tienen que saber bien todo, tienen que conocer cómo se hace un servicio. Pero está también el factor humano. Pasa algo muy interesante dentro del salón y tiene que ver con la sintonía que tiene el cliente con el profesional, es una cuestión de conexión. Hay clientas que tienen muchísima onda con un profesional, entonces es él el que la va a atender.

Además, vimos vidas cambiadas y eso nos encanta. No hay nada más lindo que los profesionales con quienes trabajamos salgan adelante, que sepan lo que valen, que progresen económicamente y puedan tener mejores opciones de vida. Verlos crecer es un orgullo para nosotros.

¿Qué te inspira de otras mujeres?

Estuve entre mujeres toda mi vida, porque son muchos años en la profesión. Me inspira cómo nos apoyamos. No estamos solas, nos pasan cosas parecidas, por eso nos entendemos y contenemos. Juntas podemos llegar mucho más lejos, a través de ese apoyo mutuo.

¿Qué te hace sentir empoderada?

Saber que me acepto tal como soy y poder valorar lo que tengo.

¿Cuál creés que es el factor clave de tu éxito?

Ser yo misma, pero respetando a la otra persona, poniéndome en su lugar. Y por supuesto, hacer lo que me gusta.

Es una profesión en la que tiene que ver mucho el trato, el relacionamiento…

Totalmente. Tengo que ser honesta y fiel a mis principios. Si sé que a una clienta algo no le va a quedar bien o que su pelo no va a aguantar, lo tengo que saber decir. Pero tengo que ver si está preparada para escuchar, para no invadir su espacio, y encontrar la mejor forma de explicarme.

Transmitir confianza también es clave, darle la garantía de que va a quedar satisfecha con el resultado.

¿Qué te motiva a diario?

Me motiva ver el crecimiento de las personas que están a nuestro alrededor. Y que yo también puedo superarme cada vez más. A veces quiero cambiar algo pero no me siento tan segura de poder hacerlo, entonces me despierto y digo “hoy ese es el desafío”. Digo que voy a poder porque logré muchas cosas que antes pensaba que no era capaz.  Entonces eso me motiva, saber que puedo mejorar y evolucionar.

El arte de emprender

A pesar de los obstáculos, en Latinoamérica hay cada vez más mujeres con espíritu emprendedor. Según un estudio realizado en 50 países por la Global Entrepreneurship Research Association, es la región con la más alta proporción de mujeres que se animan a emprender. Rafaella Novaes es un ejemplo de que con preparación, dedicación y trabajo en equipo, no solo es posible iniciar un negocio propio, sino además hacerlo crecer superando todos los límites.

“Define el éxito en tus propios términos, alcánzalo en tus propios términos, y vive una vida que te haga sentir orgullosa”, dijo Anne Sweeney, ejecutiva del mundo del entretenimiento, quien fue copresidenta de Disney Media. Una frase que resume todo lo que la historia de Rafaella Novaes nos deja: pura inspiración para crear la realidad que queremos y generar un impacto positivo en las personas que nos rodean.

Conocé más emprendedoras como Susie Wolf, embajadora mundial de She’s Mercedes, en nuestra página de She’s Mercedes Paraguay, una comunidad que empodera a las mujeres a dar lo mejor de sí mismas.

Usted también puede estar interesado en…

Le invitamos a suscribirse al exclusivo mundo de Mercedes-Benz

Todo lo bueno que traemos, directamente en su bandeja de entrada – el mundo de Mercedes-Benz, está lleno de exclusivas sorpresas y beneficios.

Abrir WhatsApp
WhatsApp
👋 Bienvenidos a Mercedes-Benz. ¿Cómo podemos ayudarte hoy?